Este ejemplar cayó en mis manos hace medio año y desde entonces, puedo señalar sin género de dudas que es un referente en la pedagogía que utilizo personalmente en las relaciones humanas que desean un entorno suave y duradero de felicidad personal, familiar y social, siempre para compartir lo mejor de uno mismoy  construir un mundo mejor. Sin utopías, sin referentes inalcanzables, este libro desarrolla de una forma amena y singular toda una ruta de la felicidad.

Director Internacional de 100 Ciudades por la Paz