“Por supuesto, algunas de las actividades que propongo son para todo el mundo y no sólo para nosotros,
los perezosos. La respiración diafragmática es uno de los ejercicios más necesarios para aquellos a
partir de 35-40 años. A partir de esta edad es cuando se comienza a tener problemas con el sobrepeso, e
incluso si no se tiene, es cuando empieza a aparecer la barriga. Cuando esto ocurre muchos de nosotros
nos machacamos haciendo régimen y abdominales, sin resultado aparente.

El problema es que prácticamente ningún ejercicio puede reducir esta barriga y lo que es peor,
nadie nos explica cómo podríamos combatirla.

El asunto es que en general consumimos demasiada comida y tomamos los líquidos en moentos equivocados. Por ello, nuestros órganos internos, sobre todo el estómago y los intestinos, se deforman y aumentan su volumen.

Como os decía anteriormente, hay que ser moderado con el consumo de comida y no tomar demasiado
líquido después de comer. Cuando acabas de comer, sobre todo si has comido copiosamente, tu estómago está bloqueado por la comida y si tomas líquidos, sobre todo, si lo tomas en abundancia, te ocurre lo mismo que si a una muñeca hinchable le echamos más aire del normal. Cuando le quitas el aire comprobarás que está deformada por todos lados. Precisamente por esto, aparte de que tomes agua más que cualquier otro líquido, mi recomendación es que la bebas antes de comer, con un mínimo de un cuarto de hora de antelación para no quitar los flujos gástricos antes y durante la comida; y un par de horas después de comer.

Si sigues esta recomendación ya no forzarás más tu estómago. Aunque tras haberlo forzado durante
años, posiblemente, ya lo tengas deformado, y no sólo el estómago, sino también intestinos, hígado,
páncreas y la mayoría de los órganos internos. Si es así, es el momento de hablar sobre la respiración
diafragmática, porque es prácticamente el único ejercicio que hace trabajar tus órganos internos y,
por tanto, puede ayudar a reducir la barriga.

Esto es un extracto del libro “La Camisa del Hombre Feliz” de Yuri Chuguyev.