“La mayoría de la gente tiene baja la autoestima. No están contentos con su aspecto, auto valoran demasiado bajo sus progresos laborales, sus capacidades, su vida en general. La baja autoestima se forma desde la niñez.

Como dije previamente, todo sistema educativo está basado en la crítica, y desde que somos muy pequeños critican todos nuestros defectos, reales y no tan reales, y con el tiempo toda esta crítica permanece en nuestro inconsciente y nos persigue durante
toda la vida.

Muchos dejan caer la cruz sobre sí mismos, se limitan a sí mismos, sólo por su baja autoestima. No utilizan el potencial que tienen, no se realizan como personas. Todo esto, a la larga, produce en ellos tanto distintas enfermedades como problemas
de todo tipo.

A menudo pueden darte una valoración más baja de la que te mereces. Por circunstancias no siempre consigues lo que podrías conseguir. No te rindas, no te subestimes por todo esto. Dimitri Mendeleiv, quien se convirtió en uno de los químicos más célebres, suspendió química en la escuela. Es conocido principalmente por su tabla periódica de elementos, la cual clasifica, organiza y distribuye los distintos elementos químicos conforme a sus propiedades y características.

Hoy en día es la base de toda la química actual. A Albert Einstein le echaron de la escuela y un poco más tarde ganó el premio Nobel y se convirtió en uno de los más importantes científicos de todos los tiempos. En otro ámbito, a Robert de Niro, su profesor de interpretación le dijo que se dedicara a otra cosa y actualmente colecciona premios de la Academia. Todo esto demuestra que no siempre la valoración que nos aplican es real y en la mayoría de los casos, por no decir siempre, podemos cambiar esta valoración.

En realidad, la opinión de la gente sobre una persona es reflejo de su propia autovaloración, es reflejo de lo que esta persona opina sobre sí misma.
Si no te gusta algo en tu carácter cámbialo. Si no te gusta la situación en la que estás cámbiala. Si quieres que la gente cambie de actitud hacia ti, cambia tú mismo”.

Esto es un extracto del libro “La Camisa del Hombre Feliz” de Yuri Chuguyev.