“En la televisión existe muchísima publicidad de todo tipo de estimuladores eléctricos que pueden formar y moldear tus músculos. Puede parecer extraño pero, FUNCIONAN. Para muchos puede ser, al menos, una parte de la solución al problema de la falta de movimiento. Hay quien no cree en el efecto de dichos aparatos y hasta hay algunos que dicen que son perjudiciales. Pero, a ver, cuando llegas a casa agotado, tras un día de trabajo, y para lo único que sirves es para ponerte frente a la TV, alguno de estos “aparatitos” puede ayudarte a quemar algo de grasas y calorías, haciendo trabajar al mismo tiempo tus músculos, sobre todo
aquellos que son difíciles de trabajar.

Por ejemplo, para aquellos que tengan problemas de lumbago, algún traumatismo o no puedan moverse
con facilidad, para personas que nunca hayan practicado deporte y precisamente por eso no quieran
o no puedan practicarlos, ya sea porque se cansan mucho o porque tengan dolores musculares, hasta
incluso en el caso de que no tengas estos músculos ni en proyecto o simplemente, para perezosos, como
yo, estos aparatos pueden llegar a ser muy útiles.

Existen muchos ejercicios para trabajar diferentes músculos y partes del cuerpo que puedes encontrar
en las instrucciones de estos mismos aparatos. El único ejercicio que me gustaría comentar, que no he visto en ningún manual de instrucciones, y que a mí personalmente me ayudó muchísimo en su momento, es el ejercicio contra el dolor lumbar: hay que poner los parches en la zona del lumbago por ambos lados de la columna vertebral”.

Esto es un extracto del libro “La Camisa del Hombre Feliz” de Yuri Chuguyev.